Tres Torres

El actual barrio de Tres Torres es fruto de la unión de tres pequeños territorios: las afueras del viejo Sarrià, la finca de  Nena Cases —perteneciente al antiguo término de Sant Gervasi— y el arrabal de Can Ràbia —integrado en la desaparecida villa de Les Corts—.

Los tres sectores empezaron a urbanizarse entre finales del siglo xix y principios del xx. La periferia de Sarrià más cercana al término colindante de Sant Gervasi empezó a densificarse hacia 1850, con la ubicación, entre otras construcciones, del nuevo cementerio de Sarrià. Más adelante, comenzarían a aparecer las mansiones estivales de la burguesía barcelonesa las cuales, con el tiempo, se convertirían en residencias permanentes.

Nena Casas, por su parte, era una heredad ubicada entre las antiguas cocheras de Sarrià y la calle Ganduxer —donde hoy se encuentran las calles Milanesat, Rosari, Alt de Gironella, Nena Casas, Doctor Roux y Àngel Guimerà— que se urbanizó entre 1901 y 1903 por iniciativa de unos promotores de Sants. De entre los caserones que la fueron poblando, destacaron por encima de todos las tres imponentes torres que acabarían por bautizar la nueva zona residencial e, incluso, la parada del tren de Sarrià.

Finalmente, Can Ràbia era un arrabal de Les Corts especialmente conocido por la taberna que acabaría por dar nombre al suburbio y por una fábrica de contadores de gas proyectada por Francesc de Paula Villar —un importante ejemplar de arquitectura industrial modernista que, a pesar de las protestas del colectivo de arquitectos, sería destruido en 1973—. Desde 1923 hasta 1997 acogió, además, el estadio de futbol del RCD Espanyol, en tiempos conocido también como Can Ràbia y La Bombonera.

Aunque Nena Casas y Can Ràbia pertenecieron respectivamente a los municipios de Sant Gervasi y Les Corts, ambos sectores mantuvieron una relación más cercana con Sarrià, de cuya vida social y cultural participaban más estrechamente. En el caso de Can Ràbia, uno de los factores que favorecieron su alejamiento respecto al núcleo central de Les Corts fue la urbanización en la década de 1920 de la Avinguda de la Diagonal.

El paisaje de las tres áreas se mantuvo esencialmente igual hasta los años centrales de la dictadura franquista y los primeros años de la transición. Así, fue entre las décadas de 1960 y 1980, cuando las torres señoriales dieron paso a los bloques de pisos de lujo y cuando los grandes cinturones —la Ronda del General Mitre y la Via Augusta— trazaron sus dimensiones y recorrido tal como los conocemos hoy. Con esta ola de radicales transformaciones, los tres pedazos de territorio configuraron su actual fisonomía y se cohesionaron en el barrio único —despersonalizado y transitorio— que hoy recibe el nombre de Tres Torres.