El Clot

Overview

Mapa

Descripción

Historia

El Clot es un barrio marcado por el paso de tres grandes ejes viarios: la Avinguda de la Meridiana, la calle Aragó y la Gran Via de les Corts Catalanes.

Con cerca de diez carriles de circulación y el tráfico diario de miles y miles de coches, la Avinguda de la Meridiana es una de las vías rápidas más importantes de la ciudad ya que constituye una de las bocas del noreste de la capital catalana. Desde el Parc de la Ciutadella hasta la autopista, la avenida pasa por muchos de los barrios del lado occidental de Barcelona: Estació del Nord, Poblenou, Sagrera, Sant Andreu, etc. Y, a excepción de la Sagrera, donde funciona como inhóspita arteria principal, en los demás barrios ejerce de frontera física y psicológica. En el caso del Clot, cuando la Meridiana fue urbanizada como vía rápida en 1967, se convirtió en una hostil autopista que sesgó la histórica conexión entre Clot y el vecino barrio de Camp de l'Arpa. En los últimos años, sin embargo, en este tramo se ha intentado recuperar el aire de rambla que la histórica avenida tuvo en los tiempos en los que el ferrocarril pasaba por ella y se ha convertido en una gran calle contradictoria: amplia, atractiva, animada, integradora y, a un tiempo, desmesurada, ruidosa, contaminante y fronteriza.

No ha ocurrido lo mismo en el límite sur del barrio, donde la Gran Via de les Corts Catalanes funciona prácticamente como autopista y ha desvinculado al Clot para siempre de la parte baja del antiguo municipio de Sant Martí, al que perteneció hasta que fue agregado a Barcelona.

Entre estas dos grandes vías, el corazón del Clot se reduce hoy a una calle y una plaza con mercado que van absorviendo la actividad que se desintegra en los márgenes. Es el diminuto reducto delimitado por las calles Aragó, Escultors Claperós y la Meridiana. Debajo del Carrer dels Escultors Claperós, se despliega otro pequeño sector que gira en torno al viejo ayuntamiento y a la Plaça de Valentí Almirall. Más arriba, el paso del Carrer d'Aragó ha seccionado al Clot por la mitad y en la parte alta del barrio gana terreno la trama propia de Eixample. Mención a parte merece el diminuto sector de los Encantes, una pequeña área que, aislada por la Meridiana, gira en torno al rastrillo de la Plaça de les Glòries.

  El centro del Clot

  La parte baja del Clot

  La parte alta

  La zona de los Encantes