La Sagrera

Las sagreres (en español, sagrados) eran los terrenos sacros que rodeaban a las iglesias consagradas y que se ponían bajo protección e inmunidad eclesiásticas. Además del templo y sus dependencias, incluían las casas contiguas a la iglesia, la rectoría y el cementerio. Por sus privilegios frente a los actos violentos, en sus bodegas y silos se almacenaban los víveres de las poblaciones y en ellas buscaban asilo los perseguidos por la justicia. La iglesia de Sant Martí de Provençals, situada en el Parc de Sant Martí del barrio de la Verneda, también tuvo su sagrado y éste corresponde al territorio del actual barrio de la Sagrera, al cual dio nombre. Las primeras noticias que se tienen de la Sagrera datan del año 998, cuando se hace referencia a un pequeño grupo de casas y torres de defensa próximas a la iglesia parroquial de Sant Martí. Hacia 1874 la Sagrera, todavía perteneciente al municipio de Sant Martí de Provençals, poseía tan sólo 48 casas y un paisaje formado por masías, campos de cebada y otros cultivos.

Pero en el último tercio del siglo XIX, de la misma manera que ocurrió en otros sectores de Sant Martí como el Clot o Poblenou, este paisaje cambió radicalmente y la Sagrera pasó a ser uno de los núcleos industriales de la llanura de Barcelona. En 1874 Domènec Sert abrió la veda con la instalación de la fábrica textil de Can Sert en el territorio hoy ocupado por la Plaça del General Moragues. En 1911 lo haría la empresa automovilística La Hispano Suiza, que en 1946 pasaría a llamarse Enasa y a fabricar el célebre camión Pegaso. Estos eran los dos centros fabriles más representativos de la Sagrera, aunque el barrio poseía otras destacadas industrias: la fábrica de sombreros Valera-Ricci; la fábrica Nevín, cuyo producto de limpieza Blanco de España se hizo muy popular; la empresa textil Fabra & Coats; o el fabricante de artículos de escritura Inoxcrom.

Históricamente vinculados a la trayectoria de la Sagrera, todos estos centros fabriles fueron deslocalizándose y desapareciendo del barrio. En sus solares se construyeron bloques de pisos, colosales en la Meridiana y más modestos en el interior del barrio, que acompañaron a los que ya habían ido edificándose desde la década de 1940. Hoy la Sagrera es núcleo únicamente residencial pendiente del importante proceso de transformación que supondrá la construcción de la terminal del tren de alta velocidad.


[+] La fábrica Pegaso, antigua Hispano-Suiza y posteriormente ENASA, es parte indisociable de la historia del barrio de la Sagrera. Vídeo de conmemoración del 50 aniversario de la marca Pegaso (parte 1, 1996). 

[+] Vídeo de conmemoración del 50 aniversario de la marca Pegaso (parte 2, 1996).