Bon Pastor

El conjunto de Bon Pastor se encuentra totalmente recluído en sí mismo por el paso de las vías de tren, a un lado, y la Ronda del Litoral y el río Besós, al otro. Así, el acceso a Bon Pastor desde los dos barrios barceloneses colindantes —la Verneda-Sant Martí y Sant Andreu— y desde el vecino municipio de Santa Coloma de Gramanet se realiza por puentes que atraviesan el trazado ferroviario o el río. Las pasarelas de las calles Sant Adrià y Santander son las más destacables. Hasta hace poco, a Bon Pastor todavía no llegaba el metro.

Además de un territorio aislado y solitario, Bon Pastor es, junto a los arrabales del norte de Nou Barris, uno de los barrios más deprimidos de la ciudad.

  El polígono industrial

Mientras que Poblenou está perdiendo el uso industrial y logístico a marchas forzadas gracias a ambiciosos planes como el 22@, Bon Pastor, en cambio, parece destinado a ser una zona industrial por más tiempo. Así, la mayor parte de su territorio está formada por naves industriales y edificios de oficinas que se asientan en anchas calles desiertas, sólo animadas por contados restaurantes que los días laborables dan servicio a los trabajadores del polígono. Algunas de las calles del denominado Polígon Industrial del Besós son Fra Juniper Serra, Torrent de l’Estadella, Caracas o Potosí.

Es aquí donde se ubicó la sede barcelonesa de Mercedes Benz (Dirección Sant Adrià 55-79) y uno de los centros de producción del grupo de complementos de belleza y perfumeria Puig (Dirección Potosí 21), entre otras empresas. Hoy son muy numerosos los almacenes de distribución de productos fabricados en China y vendidos en los populares establecimientos de Todo a 60 céntimos. Esta zona acoje también uno de los depósitos de contáiners de reciclaje de vidrio, papel y plástico de la ciudad.

Algunas áreas del polígono han sido abandonadas hasta tal punto que han llegado a formarse poblados de chabolas habitados por familias gitanas. Las poblaciones nómadas que han itinerado entre Poblenou, Bon Pastor y otras zonas son periódicamente desalojadas por las autoridades municipales, como el desmantelamiento que se produjo en 2005 en las inmediaciones de la calle Santander.

Perteneciente al Bon Pastor es el llamado Triangle Ferroviari, esto es, el gran triángulo que las vías de tren dibujan al distribuir las diferentes direcciones de la línea ferroviaria. Esta zona de nadie y semiabandonada, a caballo entre los barrios de la Sagrera, Sant Andreu y Bon Pastor, acogerá un rascacielos del arquitecto estrella Frank Gehry. Sin uso claramente determinado, esta obra se enmarca en el plan de urbanización del Parc de Sant Andreu-Sagrera, el gran parque que ha de acoger la nueva estación del tren de alta velocidad en el barrio de La Sagrera y que también supondrá la construcción de un complejo de hoteles y oficinas en el barrio de La Verneda. En Bon Pastor y Sant Andreu este macroproyecto se materializará en la creación de una gran zona verde a lo largo del trazado ferroviario.

  El área residencial de Bon Pastor

En el corazón del polígono industrial se encuentra el vecindario que ha dado nombre al conjunto, esto es, la zona residencial de Bon Pastor. Este pequeño núcleo, humilde y absolutamente ajeno a la vida de Barcelona, queda delimitado por las calles Formiga, Ciutat d’Asunción, Costa Daurada, Mollerussa, Arbeca, Santander, Follet y Foc.

La principal arteria viaria del Bon Pastor residencial es el Carrer de Sant Adrià, una amplia calle que atraviesa por el medio el vecindario y que apenas tiene comercios ni servicios. El cruce de esta vía con el Passeig d’Enric Sanchís y la calle Sas es quizás el sector comercialmente más animado del barrio, aunque los pocos establecimientos que hay —panaderías, bares, tiendas de alimentación— están claramente destinados al abastecimiento básico local.

En la confluencia de dos de las calles históricas del arrabal —Carrer de l'Estadella y el Passeig d'Enric Sanchís— es donde se concentran las modestas pero robustas instituciones históricas del barrio: la Parròquia El Bon Pastor (Dirección Passeig d’Enric Sanchís 6), la Escola del Bon Pastor (Dirección Sant Adrià 134), la Bibloteca Bon Pastor (Dirección Estadella 62), el Mercat del Bon Pastor (Dirección Sant Adrià 154-156) y el Centre Cívic del Bon Pastor (Dirección Passeig d’Enric Sanchís 12).

Prácticamente una cuarta parte del barrio ha estado ocupada por el grupo de casas baratas Milans del Bosch, más conocido como las Cases Barates de Bon Pastor. Delimitado por las calles Sas, Mollerussa, Arbeca y Sant Adrià, el conjunto originario estaba formado por 784 casitas unifamiliares de 43 m2 y de muy baja calidad. El conjunto ha sido desalojado y está en proceso de sustitución por bloques de pisos con viviendas de mejor calidad. El plan levantó las iras de algunos de sus vecinos y la esperanza de otros.

  La Maquinista

Cual oasis en medio del desierto industrial, aparece el inmenso complejo de La Maquinista (Dirección Passeig de Potosí 2), un centro comercial de nueva planta que debe haber constituido el golpe de gracia a cualquier conato de iniciativa comercial que surgiera en el corazón residencial de Bon Pastor.

La Maquinista se ha erigido como una nave industrial más dentro del extenso territorio de Bon Pastor, con vistas al polígono industrial, las vías de tren y el barrio colindante de Sant Andreu. A imagen de los centros comerciales norteamericanos, su interior cuenta con calles, plazas y zonas de encuentro que forman un idílico artificio puesto al servicio del consumo.

Junto al centro comercial se han levantado unos pocos bloques de viviendas, totalmente desvinculados de la vida vecinal del Bon Pastor tradicional. La llamada “zona La Maquinista” presenta un ambiente apagado y en proceso de consolidación social. El futuro Parc de Sant Andreu-La Sagrera, que en este tramo de su recorrido promete ser una extensa zona verde y de equipamientos que circunde a la línea ferroviaria, puede mejorar la fisonomía actual de la zona.

  La zona del Baró de Viver

En el extremo nororiental de Bon Pastor, antes de acceder al famoso nodo viario del Nus de la Trinitat, se encuentra la barriada de Baró de Viver. Se trata de una pequeña y humilde zona residencial que corta bruscamente el sector industrial para dar paso a bloques de pisos de reciente construcción y calidad media-baja. Sin apenas comercios y ninguna calle especialmente destacable, muchos vecinos suelen reunirse en la Plaça del Baró de Viver que, más que una plaza, es un pequeño recinto ajardinado encerrado entre grandes bloques de pisos. A diferencia de los vecinos del centro de Bon Pastor, los de Baró de Viver tienen la suerte de contar desde hace más años con una parada de metro cercana.

  El Parc Fluvial del Besós

Todo Bon Pastor limita por el lado norte con el río Besós y el Parc Fluvial del Besós, el espacio público que recorre los últimos 9 kilómetros del río Besós y que, tras años de degradación y dejadez, ha sido rehabilitado como acogedor parque refrescado por las aguas del río.