Sant Antoni

El Carrer de l'Hospital y el Carrer del Carme, dos de las calles más importantes del barrio del Raval, se unen en el extremo occidental para confluir en el Carrer de Sant Antoni Abad. Cuando Barcelona era todavía una ciudad amurallada, esta calle finalizaba en el Portal de Sant Antoni, es decir, una de las puertas de la ciudad por la que entraban los reyes y las grandes figuras que, llegados del oeste, visitaban la ciudad condal. El derribo de las murallas a partir de 1854, sin embargo, implicó la desaparición del Portal de Sant Antoni y de la iglesia ubicada en él que le había dado nombre.

Pasados varios años desde la apertura de la ciudad vieja, la zona donde había estado ubicado el Portal de Sant Antoni, la muralla y el arrabal adyacente se convirtió en uno de los nuevos barrios de la ciudad. Sus límites, de hecho, quedaron definidos por el propio trazado de nuevas calles del Plan Cerdà: era el perímetro triangular situado entre dos de las grandes vías del proyecto -la Gran Via de Les Corts Catalanes y la Avinguda del Paral·lel- y las rondas de la desaparecida muralla -la Ronda de Sant Antoni y Ronda de Sant Pau. La construcción del Mercat de Sant Antoni (1872-1882), doce años después del arranque del Plan Cerdà, dinamizó y cohesionó la vida del incipiente barrio.

De esta forma, con el mercado municipal como principal atractivo, fueron construyéndose edificaciones que seguían la trama del Eixample. Eran bloques de pisos plurifamiliares entre los que se fueron intercalando algunos talleres de una sola planta. La especulación inmobiliaria de las décadas de 1960 y 1970 se cebó precisamente en estos talleres, por lo que fueron desapareciendo poco a poco.


[+] La directora de la Escola del Sagrat Cor cuenta el origen de la escuela y del barrio donde nació. 
El Mercat de Sant Antoni hacia 1920.
El Mercat de Sant Antoni hacia 1920.