Sant Antoni

  El mercado

El barrio de Sant Antoni se articula todavía hoy alrededor del Mercat de Sant Antoni (Dirección Comte d'Urgell 1), la lonja que dio origen al barrio y que constituye su principal elemento distintivo. La construcción de este mercado se enmarca dentro de la política municipal de finales del siglo XIX que buscaba una solución racional e higiénica para la distribución de alimentos. La vanguardia arquitectónica del modernisme y de la arquitectura del hierro fue el lenguaje que asumió la realización de los numerosos mercados construidos en esta época en la ciudad. Así, el de Sant Antoni, proyectado en 1882 por el arquitecto Antoni Rovira i Trias, es uno de los representantes más significativos de la arquitectura del hierro de Barcelona. Ocupa una manzana entera de Eixample y presenta una genuina planta en forma de cruz.

La famosa vitalidad de este recinto se explica porque en realidad alberga tres mercados a la vez: el de alimentación en su interior; el de ropa y confección de señora en su perímetro exterior; y, finalmente, el de libros, revistas, coleccionismo y videojuegos de ocasión, que se celebra los domingos también en el perímetro exterior del recinto.


[+] Desde principios de 2009, el Mercat de Sant Antoni está en obras y la actividad comercial se ha trasladado a unas instalaciones provisionales de la Avinguda de Sant Antoni. 

  El barrio

Pero la vida del barrio de Sant Antoni transcurre también al margen del mercado municipal. Así, sobre una red de calles típica de Eixample —con nombres como Sepúlveda, Floridablanca, Tamarit, Manso o Parlament— se despliega la actividad de un vecindario que cabalga entre el batallismo del Raval y el Poble Sec y la acomodación de la Esquerra de l'Eixample.

La Avinguda de Mistral es el paseo peatonal que articula la vida del arrabal. Atraviesa en diagonal la cuadrícula de Cerdà hasta desembocar en la Avinguda del Paral·lel y el recinto de la Exposición Universal de 1929 de la Plaça de Espanya. Sus aceras congregan a  numerosos vecinos que acuden a disfrutar de la tranquilidad, las terrazas y los espacios de ocio que brinda la avenida. El Forn l'Avinguda (Dirección Avinguda de Mistral 60), uno de los clásicos del barrio, se encuentra en esta arteria.

Sant Antoni es un barrio comercial. Cuenta con numerosísimos establecimientos tradicionales y de abasto local, sobre todo en las inmediaciones del mercado. La Orxatería Sirvent (Dirección Parlament 56), con sus archifamosas horchata y turrones, el Forn Mistral (Dirección Ronda de Sant Antoni 96), especialmente célebre por sus ensaimadas, o la Farmàcia Mestre (Dirección Villarroel 53), de estilo modernista, son tres buenos ejemplos de los comercios con solera que pueban el barrio. Y Sant Antoni es también conocido por su importante red de tiendas especializadas en informática, imagen, sonido y electrodomésticos. Gracias a esta oferta, la Ronda de Sant Antoni y sus calles adyacentes acogen a diario la visita de miles de personas. Recientemente la ronda se ha visto animada por la apertura de la Fàbrica Moritz (Dirección Ronda de Sant Antoni 41), el bar-restaurante-buque insignia de la histórica cervecera catalana que ha reiniciado su actividad con aires vintage.

A pesar de las pequeñas dimesiones del barrio, la oferta cultural de Sant Antoni es también amplia y variada. El Goethe Institut (Dirección Manso 24-28), la institución cultural que el gobierno de Alemania utiliza para promover el idioma y la cultura de su país, se asienta precisamente en Sant Antoni. Como el British Council o el Institut Français, el Goethe Institut se ha convertido en una organización cultural y docente de referencia en Barcelona.

El Centre Cívic Cotxeres Borrell (Dirección Viladomat 2-8) goza también de gran renombre, aunque a más pequeña escala. A través de una variada oferta de cursos, talleres y actividades divulgativas, este centro cívico se ha convertido en un importante nodo cultural para el barrio. Especialmente reconocida es su labor en el ámbito de las artes escénicas.

Los cinéfilos cuentan con los cines Renoir Floridablanca (Dirección Floridablanca 135), multisala que combina —siempre en versión original— cine comercial y de autor, y el Cine Urgel (Dirección Comte d'Urgell 29), la sala de cine más grande de la ciudad (1.832 butacas) e insólita superviviente en la era de las multisalas. Finalmente, los aficionados al teatro acuden a Sant Antoni para asistir a la Sala Muntaner (Dirección Muntaner 4), un espacio que ha sabido aunar el teatro alternativo contemporáneo con sesiones de cabaret y propuestas más comerciales.

Al margen de esta oferta cultural, Sant Antoni acoge también dos centros dotacionales de importancia: las dependencias de la novísima sede catalana de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE, Dirección Sepúlveda 1) y el CAP Manso (Dirección Manso 19), uno de los centros sanitarios de atención primaria más importantes de Barcelona.

El 17 de enero, día de san Antonio, se celebra la fiesta mayor del barrio, conocida como Els Tres Tombs. Antiguamente, alrededor de la iglesia de san Antonio, patrón de los animales, se realizaba una cabalgata de caballos y otros animales para que fueran bendecidos por el santo. Hoy la iglesia y el portal de Sant Antoni han desaparecido, pero cada año continúan bendiciéndose los animales mediante las famosas tres vueltas o tombs. El conocido bar Els Tres Tombs (Dirección Ronda de Sant Antoni 2) homenajea con su nombre a la fiesta y el patrón del barrio.

El Forn de l'Avinguda, en la Avinguda Mistral.
El Forn de l'Avinguda, en la Avinguda Mistral. 
El Goethe Institut.
El Goethe Institut.