Sagrada Familia

Antes de la expansión del Eixample, el lugar donde se encuentra el barrio de la Sagrada Familia era un territorio de campos con un pequeño núcleo de casitas conocido como el Poblet, que se encontraba cerca del Carrer dels Enamorats y el Carrer de València. Algunos de los campos situados en esta parte de la llanura barcelonesa, a medio camino entre el creciente Eixample, la villa de Gràcia y el municipio de Sant Martí de Provençals, eran los campos conocidos como Camp d'en Grassot y Camp de l'Arpa, nombres todavía utilizados por algunos de sus vecinos.

En la década de 1880 se inició la urbanización del Passeig de Sant Joan y el territorio de su costado derecho fue desarrollándose poco a poco a través de la apertura de calles y la edificación de fincas que convivieron durante largo tiempo con huertos, masías y barracas. En el año 1882, por iniciativa de una asociación religiosa consagrada a la devoción a San José, en esta zona repleta de campos se iniciaron las obras de construcción de un templo expiatorio dedicado a la Sagrada Familia. Las diferencias entre el fundador de la asociación josefina y el arquitecto inicialmente asignado para la obra llevaron a abandonar sus servicios y a encargar la continuación del proyecto a Antoni Gaudí, que sustituyó al primer arquitecto en 1891, cuando únicamente se había iniciado la cripta. Las obras del templo durarían largo tiempo y a su alrededor, sobre todo entre las décadas de 1910 y 1920, se desarrolló un nuevo núcleo urbanizado de carácter obrero que estimularía la consolidación del nuevo barrio, el de Sagrada Família.

[+] Escena del biopic de Gaudí donde se discute sobre la construcción del templo expiatorio ('Gaudí', José Maria Argemí, 1960). 
La Sagrada Família en 1905 (foto de Baldomer Gili Roig).
La Sagrada Família en 1905 (foto de Baldomer Gili Roig).