El barrio del Raval nació alrededor del monasterio de Sant Pau del Camp y de otras instituciones como el Hospital de la Santa Creu i de Sant Pau que se asentaron y crecieron en el lado de poniente de la ciudad, hasta conformar un arrabal al pie de la muralla del siglo xiii. Este arrabal se desplegaba a lo largo del recorrido de la muralla y, muy especialmente, en los caminos que confluían hasta las puertas de la ciudad. Entre los siglos xiv y xv una nueva muralla absorvió el territorio de poniente ocupado por el arrabal y este nuevo sector fue incorporado al recinto de la ciudad.